Nociones Básicas II: Consejos y trucos para el cuidado de la silla de amazona.

“Más vale prevenir que curar”

En anteriores entradas hemos aprendido los términos
utilizados para denominar a la silla de amazona.
También conocemos las distintas partes que componen
una silla de cornetas y un albardón de amazona.

Una vez nos hemos asesorado bien al comprar nuestra silla de cornetas,
a través de esta página o en la página de Facebook: Más Amazonas de España,
donde compartimos experiencias, dudas y muchísima información,
tomamos una decisión y…
¡AL FIN TENEMOS NUESTRA SILLA DE CORNETAS!

A partir de ahora se convierte en uno de nuestros tesoros más preciados.
Hay que actualizar el testamento 😉

1. presentacion-sillas-blog

 

Si has comprado una silla inglesa de cornetas de fabricación antigua:
Champion & Wilton, Mayhew, Owen, Martin & Martin, o Whippy, debes ser consciente del tesoro que tienes entre tus manos, y la suerte que has tenido al encontrar una silla, que fue fabricada para otra señora hace más (o muchos más) de 80 años con tus mismas medidas precisamente; algunos modelos nuevos también son joyas de la guarnicionería.
Debes ser cuidadosa con este nuevo tesoro, que puede durarte toda la vida y mucho más,
si sigues nuestros consejos.

Si lo que tienes es un buen albardón de cornetas, considérate una afortunada.        Afortunadamente el trabajo de las Asociaciones en España estos últimos años
está siendo asombroso, promoviendo la formación de los guarnicioneros que están interesados en esta disciplina para que exista una mayor oferta en el mercado, y los albardones de cornetas sean más accesibles a todas las amazonas que decidan adentrarse en la equitación a la vaquera del lado bueno.

Es por ello que si tienes un antiguo albardón BUENO (Araceli nos explica aquí cómo es un buen albardón de cornetas), debes conservarlo con el mayor de los cuidados, porque son pocos, muy pocos, los que existen de buena calidad que datan de años anteriores a la última década. Si tienes un albardón de los fabricados durante los últimos diez años con los requisitos fundamentales, gracias al asesoramiento que han recibido los guarnicioneros de las amazonas expertas de nuestro país, tienes la misma responsabilidad: cuidarlo como un tesoro para que dure todo el tiempo posible.

 

◊ CUIDADOS DE LA SILLA DE AMAZONA.

Lo más importante de las sillas de cornetas, inglesas o vaqueras, son los cueros. Tengan o no zalea, es imprescindible que los cueros se encuentren siempre en el mejor estado posible.

El cuero de estas sillas siempre es marrón (salvo la concha de algunos albardones vaqueros). Podemos elegir diferentes tonalidades de marrón al hacer nuestras sillas vaqueras, sin embargo en las inglesas debido a la larga vida de estas sillas los cueros suelen estar oscurecidos, pero podemos procurar que no se oscurezcan más.

El valor de una silla inglesa de cornetas aumenta cuanto más claro sea el color del cuero, pues esto quiere decir que ha tenido relativamente poco uso y que se ha cuidado y conservado adecuadamente. Para evitar el deterioro de nuestras sillas es importante que las mantengamos siempre bien limpias y engrasadas.

Aquí te enseñamos los pasos a seguir, con algunos trucos a tener en cuenta:
A. Limpiar con jaboncillo, B. Aplicar bálsamo, C. Dejar secar.

A. JABONCILLO

  1. Humedecer ligeramente un paño.
  2. Untar el paño con jaboncillo.
  3. Frotaremos suavemente con los dedos el cuero de la silla.
  4. Si la silla no estaba excesivamente sucia y no hemos utilizado una gran cantidad de jabón no es necesario aclararlo.

Trucos:

Al untar el paño con jaboncillo no habrá más cantidad de agua que de jabón.

-Es importante que el paño no chorree, tampoco queremos hacer espuma.

-Procuraremos no humedecer excesivamente el cuero, para evitar su deterioro.

-Limpiaremos la silla siempre que sea posible después de cada uso. No es necesario que todas las limpiezas sean intensivas pero evitaremos que se acumule la suciedad para conservar mejor el cuero.

– Para evitar el excesivo deterioro si la usamos frecuentemente y queremos conservarla bien, es recomendable que el jaboncillo NO reseque.

-Debemos asegurarnos de que el mecanismo de apertura de la estribera de seguridad esté bien limpio para que funcione bien.

-Para evitar el oscurecimiento de los cueros debemos utilizar un jaboncillo que NO CONTENGA GLICERINA (no oscurecerá el cuero).

-No dejar secar al sol, siempre a la sombra.

 

B. APLICAR BÁLSAMO

Después de lavar el cuero con el jaboncillo, necesitamos hidratarlo con bálsamo. Pasos a seguir:

  1. Con un paño seco untaremos el bálsamo.
  2. Esparciremos suavemente el bálsamo con el paño por todo el cuero de la silla, sin olvidar las caras interiores de los faldoncillos, los latiguillos y especialmente las partes donde se hagan pliegues.
  3. No aclararemos el bálsamo. Lo dejaremos reposar hasta que se seque y quede brillante para que la piel se nutra bien.

Trucos:

-No aplicaremos bálsamo sobre la gamuza o bastes de lona, sólo sobre el cuero.

-El bálsamo es como nuestra crema corporal. No hace falta aplicar mucha de una vez, sino un poco con mucha frecuencia.

-Si le das una grasa cualquiera, o aceite de pata de buey, el cuero marrón de la silla se oscurece.

-Para enrasar nuestra silla necesitamos un bálsamo que NO contenga glicerina.

-Las partes más importantes son: Latiguillos de todas las cinchas, inserción del latiqguillo de la cincha de no torcer en el lado izquierdo, estribera y acción de estribo.

-No dejar secar al sol, siempre a la sombra.

 

2

 

Desde El Lado Bueno recomendamos el único producto español
que cumple con estas características: El jaboncillo y bálsamo de Vivencia Dehesa.
Ambos productos están fabricados con elementos 100% naturales, sin glicerina
y te aseguran el perfecto cuidado y conservación de los cueros de tu silla vaquera e inglesa. Algunas de las mejores amazonas nacionales e internacionales ya lo utilizan.

Haciendo click aquí podrás acceder a su página web.

 

◊ MANTENIMIENTO DEL CUERO: HEBILLAS

A parte de la correcta limpieza y nutrición del cuero, las hebillas también juegan un papel importante. Aunque en principio no parezca relevante, hay que pensar en que estos cueros suelen ser antiguos y, aun siendo de muy buena calidad, también sufren y se deterioran. Además, la equitación es un deporte intenso, donde se someterán a los latiguillos a una considerable presión y fuerza.

Si tu silla tiene 3 latiguillos es recomendable conseguir una cincha de 3 hebillas: Fitzwilliams o con las 3 hebillas en batería.

Las hebillas de clavillo grueso y con coscojo son más aconsejables. Parece una tontería pero tener que cambiar los latiguillos, o que se rajen por culpa de tener malas hebillas se puede evitar de esta manera tan sencilla.

1. Hebilla Normal                                       2. Hebilla de clavillo grueso y con coscojo

3 4

 

No podemos olvidar a la hora de cinchar, que las hebillas se encuentren a la misma altura, tanto en la cincha principal como en la cincha de no torcer para no someter a más presión a unas acciones que a otras. Si los puntos de sujeción están igualmente repartidos evitaremos la fatiga de los materiales.

La cincha de no torcer NO irá más apretada que la cincha principal. El tema del cinchado lo trataremos en profundidad en las siguientes entradas.

Para encontrar una cincha que se adapte al tamaño de tu caballo puedes pedírsela a tu guarnicionero con las medidas exactas y con las hebillas que necesites. También puedes ponerte en contacto con Catite Side Saddle Personal Shopper, donde te asesorarán en la compra de los mejores complementos para ti, tu silla y tu caballo.

 

5

◊ LIMPIEZA DE BASTES DE LONA

La mayoría de las sillas inglesas y vaqueras de cornetas tienen los bastes de lona. Después de mucho uso en habitual que esta parte se ensucie debido al sudor y al pelo del caballo. Es importante que esta parte esté siempre limpia y suave para evitar posibles heridas o mataduras en el dorso del caballo.

Lo principal es quitar toda acumulación de pelo, con un cepillo de cerdas corriente es un trabajo sencillo. Es imprescindible que los bastes queden homogéneos, cualquier acumulación de pelo puede hacer heridas.

Para limpiar este material utilizaremos agua y amoniaco.
Haremos en un cuenco la mezcla con agua y amoniaco, y con el estropajo iremos limpiando delicadamente la lona, prestando atención a no levantar hilos ni deteriorarla.

Truco:

Abre bien las ventanas de casa porque el colocón de amoniaco puede ser interesante! 😉

*  *  *

Sin una silla de cornetas no podemos montar adecuadamente.
Una vez que hemos adquirido una de estas joyas es nuestra responsabilidad
cuidarla y conservarla de la mejor manera posible.

Cualquier cosa que le ocurra a nuestra silla podrá arreglarse pero, como dicen:
Más vale prevenir que curar.

Espero que hayáis disfrutado de esta entrada y hayáis aprendido nuevas cosas.
Si aún queréis saber más cosas u os habéis quedado con dudas,
no dudéis en dejar vuestro comentario 😀

Andrea Muro Nebreda.

Anuncios

Un comentario en “Nociones Básicas II: Consejos y trucos para el cuidado de la silla de amazona.

  1. Hola, buenas tardes. Tengo un albardon, y la azalea la tengo bastante sucia y con manchas, me podríais dar algún consejito o truco para poder quitarselas sin dañar la azalea? Gracias 😊

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s